¿QUÉ SERÁ DEL CONSEJO RESTAURADOR?

A medio siglo de la fundación del Consejo Restaurador de Nezahualcóyotl, Odón Madariaga Cruz y Conrado Salvador Madariaga Muro se convirtieron ambos, en leyendas y ejemplo de lucha social. El pasado 15 de febrero de este 2019 falleció Conrado, su partida deja un gran dolor entre sus hijos, familiares y amigos. Las cosas que marcaron la vida de Conrado fueron la veneración por su padre, el amor por su compañera Alma Angélica Quiles y su entrega al Partido Revolucionario Institucional, así como la herencia de velar por los comerciantes y colonos del Consejo Restaurador de Nezahualcóyotl.

Tres grandes: Odón, Conrado y Eduardo Quiles.

De su padre Conrado decía: es mi ejemplo, mi maestro y mi guía, mientras que con Alma Quiles se sumó a la lucha contra el cáncer en mujeres y niños. Siempre defendía a los comerciantes; en 2001 cuando retiraron la Feria del Juguete de la avenida Chimalhuacán, organizó una marcha a la Cámara de Diputados federal y logró que los comerciantes fueran instalados nuevamente en el estacionamiento del Estadio Neza 86.

Su compadre el padre Héctor Caravantes, quien ofició la misa para despedir a Conrado, dijo que fue alegre, tomador y trovador; de su lado humano afirmó que logró conformar una bonita familia y de su vida espiritual, recordó que leía la biblia, reconoció también su peculiar forma de hablar con groserías y una que otra mentada de madre, pero siempre sonriente y de buen humor; finalmente el mariachi Sol y Plata lo despidió con las tradicionales Golondrinas; hoy Conrado Madariaga ya está al Se acumula la basura en Neza y el gobierno de Edoméx no paga la transferencia acordada lado de su padre y la pregunta obligada es ¿qué será ahora del Consejo Restaurador de Nezahualcóyotl?

No hay que olvidar que al aniversario de 2018 asistieron Luis Alberto Contreras y Juan López, coordinador de la campaña de MORENA. Los miembros del Consejo restaurador tienen un gran reto, conservar sus fuentes de trabajo, preservar la lucha social y no traicionar los ideales de Odón y Conrado.