NO TODOS LOS CAMINOS LLEVAN A ROMA.

Por Maykol Pérez.

No puedo dejar de expresar mi opinión sobre la nueva película de Alfonso Cuarón, una obra del séptimo arte, una película que sigue una línea vanguardista y que es el pretexto perfecto para que la plataforma digital que está poniendo el pie en la yugular de la televisión abierta, Netflix, utilice este pedazo de arte como caballo de Troya, para escurrirse a las grandes nominaciones de los premios.

La película es como un recorrido por un museo de arte contemporáneo, que de manera nostálgica ocupa la memoria de los mexicanos para escudriñar en el pensamiento de todos, mi natal Neza es locación para poder seguir notando que en muchas partes aún se siente la pobreza, la miseria en los campos de futbol dominguero, la película que grita partes de antaño en cada segundo de su rodaje, un dulce visual lleno de cuadros que desnudan una realidad de un pueblo que siempre sufrió la mezcla de todas las ideas que influenciaban al pueblo, un pueblo noble, que todo aplaude, todo entiende como propio y que todo desnuda, cuando nos damos cuenta de que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano.

Yalitza Aparicio, la protagonista de ROMA ha sufrido un sinfín de ataques por su aspecto, pero se han preguntado si es que ella merece alguno de ellos, yo creo realmente que no, que las actuaciones deben de ser medidas por la capacidad de provocar al espectador, de conmover o enojar, la realidad es que no todos los caminos llevan a ROMA, yo podría preguntar el ¿Por qué no elegir a una actriz de verdad? ¿Por qué destinar a Yalitza, a la desaparición? No será más que una moda pasajera, para ser un actor de época, uno que marca tendencia, uno que aparece en los premios una y otra vez, se estudia, y se estudia muy duro.

Ser actor, es más complicado que muchas profesiones, cuantos profesionistas grandes podrían haber hecho un papel mucho mejor, como Mónica del Carmen, la protagonista de AÑO BISIESTO, que si estudio, que si sabe lo que es crear un personaje, tristemente las parte más cuestionable de la película ROMA, es su protagonista y no lo digo por su apariencia, por su poca fuerza frente a la pantalla, no lo digo por su nula creación de personaje, es más pude haber pasado de largo el hecho de que tristemente su aparición en la pantalla es un golpe de suerte, un simple capricho que ensucia el arte de la película, pero que esta afortunada persona, este presumiendo en todos lados que ella nunca estudio para ser actriz, que solo fue a un casting para apoyar a su hermana y que además se esté vendiendo como el icono de que así somos los mexicanos, eso me molesta, los actores mexicanos no somos Forest Gump, no vivimos de golpes de suerte, no vivimos de sueños americanos, nos rifamos el pellejo para tener una sola oportunidad, nos preparamos sin esperanza ni siquiera, que lastima que un golpe de suerte ahora quiera ser parte de nuestra voz, ser actor no tiene nada que ver con la suerte…